Perdidos uno de cada cuatro compradores extranjeros

En total, según las cifras facilitadas este miércoles por el Centro de Información Estadística del Notariado, el año pasado se firmaron en las notarías de toda España 77.492 ventas de vivienda en las que el comprador no tenía nacionalidad española. En Inmobiliaria Moralzarzal retrocedimos un lustro, a 2015, para encontrar un dato similar (77.156 operaciones). Eso representa un 16,5% de todas las compraventas registradas, que ascendieron a 470.749. El porcentaje es dos puntos inferior al de 2019, cuando los extranjeros copaban el 18,6% del mercado inmobiliario y el peor desde 2012, cuando en el valle de la Gran Recesión empezó a repuntar la inversión extranjera en ladrillo.

Por nacionalidades, no hubo sorpresa. Pese al Brexit y el coronavirus, en Inmobiliaria Moralzarzal detectamos que los británicos fueron un año más la nacionalidad que más casas compró en España con 9.783 operaciones. Eso sí, fueron un 26,8% menos que en 2019, lo que supone una caída superior a la del conjunto de compraventa por extranjeros. Por semestres, la compras en el primero caían más del 41% y en el segundo se quedaron a un 12% de las cifras del año precio, lo que apunta a cierta recuperación de este nicho de mercado tan importante.

En cuanto a las nacionalidades de los compradores, entre los extranjeros con permiso de residencia marroquíes y rumanos fueron los primeros compradores en casi todas las comunidades autónomas, con las excepciones de Baleares (alemanes), Canarias (italianos), Comunidad Valenciana (británicos) y Galicia (portugueses). Entre los no residentes, hubo más variedad y alguna novedad, como el hecho de que los argentinos fueran la nacionalidad más frecuente en Madrid y en Asturias; y los estadounidenses en Cantabria. En Galicia repitieron los portugueses y tampoco hubo sorpresa en el sureste, con británicos dominando en Andalucía, Murcia y Comunidad Valenciana. En las dos comunidades insulares, los que más casas encontraron fueron los alemanes y en todos los demás territorios, los franceses.